Casa Decor vuelve al barrio de Salamanca

interiorismo madrid
Hasta el 10 de marzo podemos todavía disfrutar en Madrid de Casa Decor, uno de los eventos de interiorismo más importantes de España, que este año ha vuelto a sus orígenes en el Barrio de Salamanca (en Nuñez de Balboa 86), después de llevarse a cabo durante siete años en distintas zonas del centro.

Yo estuve presente con un espacio en la edición de 2010, en un espectacular edifico de finales del XIX, enclavado en la calle Velázquez y que en la actualidad alberga 20 viviendas de lujo.La experiencia fue estupenda y desde entonces, en varias ocasiones, he pensado en volver pero la falta de tiempo hace que siempre me pille el toro… Así que a ver si para el 2020 me organizo y puedo participar de nuevo.Aprovecho para explicaros en qué consistió el espacio que hice entonces: Estudio Joven.

interiorismo madrid

Mi proyecto de interiorismo en Madrid para Casa Decor consistía en una esta estancia moderna, funcional y lúdica, que respectaba el suelo de pino melis, así como las antiguas cornisas de escayola y el rodapié original, con dos zonas claramente identificadas: de lectura y de trabajo.

En la primera diseñé una estantería arquitectónica con aspecto acero cortén, que cubría completamente  dos paredes y que en realidad era DM con una aplicación de micro óxido. El fondo, en microcemento con acabado de pizarra negra, permitía escribir con tiza, para identificar las distintas zonas de libros de estudio. El toque de color de esa zona lo proporcionaba la alfombra Manhattan, que simboliza las cubiertas de los edificios de Nueva York, la butaca Diva en rojo y las cuatro luminarias col suspendidas.

La mesa de apoyo, la creé a partir de un medallón antiguo de la Primera Guerra Mundial, embutido en un “sándwich de vidrio” y con un pie de hierro oxidado.

La zona de trabajo destacaba por el papel pintado, alegre y colorista de Mariscal. Todo ello acompañado de una mesa de trabajo, en hierro oxidado y cristal (también diseño mío) y dos sillas neutras que completaban el conjunto. El elemento lúdico lo aportaba una armadura de guerrero samurái y un columpio, de aspecto antiguo, colocado en medio del espacio, con la intención de disfrutar de las maravillosas vistas, a través del ventanal.

arquitectos interioristas madrid

Cuidé la iluminación, creando 4 focos de luz. Por un lado hay una iluminación perimetral y oculta del falso techo de escayola, y en la bóveda de la que se suspendía el columpio, iluminando el espacio de forma general y dando  al techo sensación de ingravidez. Otro foco, empotrado en el falso techo, ilumina puntualmente la figura del guerrero, y una lámpara de pie, detrás de la zona de trabajo, remata con luz indirecta el conjunto.

interiorismo madrid