Reformas e interiorismo en Madrid: Mis escaleras

A lo largo de los años que llevo trabajando como interiorista en madrid, en numerosas ocasiones ha surgido la necesidad de tener que diseñar una escalera en una vivienda. Siempre en viviendas dúplex y de no más de una planta. Me froto las manos cuando surge algo así porque siempre es un reto lograr que algo necesario y totalmente funcional  se convierta en un elemento importante y que da carácter a la decoración final de un interior. A continuación os muestro y comento las 5 que me parece que son más singulares.

En la C/ Castelló, los primeros escalones  se integran en el salón, sirviendo el primero para integrar  el casete de la chimenea y para exhibir una escultura. En lugar de cerrarla totalmente se deja abierta y a través del hueco podemos intuir el segundo tramo. Es maciza y está revestida en mármol crema-marfil. La barandilla son tramos de  tubo de hierro de 35mm recibidos directamente en la pared y creando un efecto muy  escultórico. Arriba en lugar de barandilla hicimos un mueble-bancada en  pladur.

En la C/ Barbieri diseñé una escalera de un solo tramo realizada en chapa plegada de hierro que parece de una pieza. Sencilla y muy ligera.

reformas e interiorismo

En la C/ Mármol, teníamos muy poco espacio para el desarrollo de la escalera de acceso al altillo. La escalera es también de chapa plegada de hierro, pero de una sola  huella salen dos alturas, de esta forma reduje a la mitad el espacio que se necesitaba para salvar esa altura. Original y aunque no lo parezca, bastante cómoda.

reformas e interiorismo

En esta reforma integral que hicimos en esta vivienda de Huertas, había espacio de sobra para diseñar una cómoda escalera de caracol, también está realizada en chapa plegada pero recubrimos la pisa con piezas enteras de roble barnizado de 3 cm de grueso. Para barandilla se curvó tubo de  hierro en varios gruesos.

reformas e interiorismo

La escalera de San Sebastián de los Reyes ya estaba en el loft y la mantuvimos tal cual, pero pintamos de blanco los escalones de madera, la barandilla, que prácticamente eliminamos y la zanca de hierro. El cambio, tras el trabajo de reformas e interiorismo, fue total y se quedó perfectamente integrada con la estructura de hierro, también pintada de blanco que diseñamos para el forjado de la planta superior.

Y en la terraza  simplemente colocamos una escalera de piscina para acceder a la zona del jardín. Solución sencilla y divertida.

reformas e interiorismo