Skip to main content

Lo más divertido en interiorismo, al menos para mí, son los restaurantes y locales de ocio. Te permite mucha más manga ancha al utilizar materiales, tonos y técnicas que no son apropiados para otro tipo de locales, oficinas o viviendas. Las posibilidades son mucho más interesantes.

Hace un tiempo una periodista de la revista Restauración News me hizo una entrevista al respecto. Aquí te dejo el resultado.

Revista Decoración Oct 2008: Espacios funcionales
Revista Decoración Oct 2008: Espacios funcionales
Revista Decoración Oct 2008: Espacios funcionales
Revista Decoración Oct 2008: Espacios funcionales

Ya que hemos empezado con el tema del interiorismo en restaurantes y locales de ocio, quiero mencionar también un artículo que escribí para la revista Bar&Restaurante

Recordarte que en la sección de prensa de nuestra web puedes encontrar diferentes artículos y vídeos sobre mis trabajos.

En la entrevista me preguntaron sobre todo por el estilo de los restaurantes de los que me he encargado. Además, hablo más de los conceptos generales, como luz, color y espacio, y en cómo creo que debería plantearse el interiorismo de esta clase de locales.

Si no me equivoco, ya no existe la versión digital artículo, por eso he querido reproducirlo aquí por si quieres echarle un vistazo e incluso puedas sacar ideas para mejorar el interiorismo de tu restaurante o local.

Tres pasos para dar vida a nuestro local

Quién nos iba a decir que al placer de comer bien le iba a salir un comodín tan importante como el hacerlo en un lugar que, además, nos transporte por un rato al paraíso. Esto no quiere decir que la cocina en sí misma haya perdido importancia, pero no cabe duda de que la calidad del entornohace que un local gane puntos

Es por eso que, desde hace unos años, cada vez más empresarios recurren a profesionales para que les ayuden con su local. Para que el comensal, aparte de disfrutar de la comida o de la copa, lo haga rodeado de bienestar, lujo y buen gusto, cosa que hace unos años se reservaba para los locales extremadamente caros. 

Ahora, en general, cada vez se cuida más el ambiente y los detalles de los establecimientos, por suerte para los interioristas, que tienen la oportunidad de dar rienda suelta a su creatividad, siempre con el afán de lograr el espacio perfecto al margen de los precios de la carta. 

Hay infinidad de detalles decorativos que pueden convertir un restaurante, bar o local de copas en un lugar clásico o moderno, actual o decadente. Pero hay tres puntos comunes y fundamentales que pueden hacer que el resultado sea un éxito o un fracaso. Estos son, y no necesariamente en este orden: el espacio, la iluminación y el color.

El Espacio

No se trata del número de metros cuadrados que tenga el local aunque no cabe duda de que cuanto mayor sea y más altura tenga, mejor. Cuando se trata de espacio, lo más importante es cómo esté estructurado. Cocina, aseos y sala son los tres elementos que siempre nos vamos a encontrar. Veamos cada uno de ellos.

Cocina

La cocina, hasta hace bien poco era un espacio oculto, funcional, al que no se le daba ninguna importancia decorativa. Aunque en los últimos años, y probablemente influenciado por la proliferación de restaurantes orientales y también de algún italiano, se tiende a convertirla en un elemento decorativo más.

Profesionalmente opino que es mucho más práctico que no esté a la vista, incluso aunque tengamos que prescindir de una herramienta más a nuestro favor. Personalmente creo que para un cliente, que lo que quiere es disfrutar de su comida, la forma de operar no le interesa demasiado. 

Aseos

Los aseos deben situarse en una zona de fácil acceso para todos los clientes. El compartir una zona común de lavabos puede ahorrar espacio y para determinado tipo de locales, tales como discotecas, bares de copas y restaurantes modernos, puede resultar transgresor y divertido.

Obviamente, es impensable para establecimientos que estén enfocados a un público clásico y de media de edad más alta. 

Zona de sala

En cuanto a la zona de sala, siempre se debe buscar el modo de crear cierta intimidad e independencia en las distintas mesas pero sin dar sensación de abigarramiento. 

  • Si nos encontramos con un espacio muy amplio, podemos incorporar elementos verticales a determinadas alturas, siempre sin sobrepasar 1,50 m para crear diferentes zonas. 
  • Si el espacio es más reducido, jugar con el movimiento tanto de techos como de suelos ya proporciona una ilusión de compartimentación visual. 

La iluminación 

Es el factor más importante, por eso debe estudiarse siempre minuciosamente ya que puede salvar la decoración más pobre y destruir la más elaborada. Se suelen diferenciar dos partes en la iluminación

  • Por un lado la general, que debería ser perimetral, bien desde techos, en candilejas o en apliques de pared. 
  • Otra parte de la iluminación debe ser puntual, sobre los elementos decorativos concretos o detalles que se quieran destacar. Este tipo de luz sí puede ser cenital o se pueden utilizar lámparas de pie. 

Los locales con buenas vistas y buena iluminación natural simplemente deben saber controlar este factor. Por medio de estores, persianas o cualquier otro elemento la entrada de luz natural de día y orientar las mesas hacia las vistas que valgan la pena. 

Con la luz artificial hay que tener en cuenta algunas pautas:

  1. La primera, y quizá la más importante, es huir siempre de las luces blancas. 
  2. No deberían incorporarse nada más que en zonas de trabajo, como pueden ser las cocinas, ni siquiera en los cuartos de baño. 
  3. En general, se deben utilizar siempre tonos cálidos, con diferentes intensidades. 
  4. Es fundamental la posibilidad de poder regular la intensidad de las distintas zonas. 
  5. Y por último la iluminación de las mesas. Ésta puede hacerse bien con focos empotrados, ocultos o no, o a través de pequeñas lámparas, pero es fundamental que ninguno deslumbre y que la potencia sea suficiente para poder leer la carta con claridad. 

El Color 

Ayuda, junto con la iluminación, a crear la sensación del primer golpe de vista. Es mucho más fácil que esta sensación sea agradable si se utilizan colores cálidos y envolventes. 

Si el espacio es muy pequeño siempre se puede pintar un paramento de un color más fuerte que el resto, para crear sensación de profundidad. Los techos, a no ser que sean muy altos, deben de ir siempre en colores muy claros y manchados en el color de la pared si estas son de tonos fuertes.

Las gamas frías y claras, sobre todo blancos y grises, deben utilizarse con cuidado. Aisladas y sin elementos decorativos ni iluminación apropiada, pueden convertir un espacio en desangelado. 

Si va a haber pocos elementos decorativos, arriesgarse a colores muy fuertes, siempre bien combinados con otros más claros o de diferente tono y misma intensidad, seguro dará buen resultado. 

Una vez solucionados estos tres primeros puntos, nos queda por resolver el último, que es en definitiva el que le va a dar el toque final al local: los elementos decorativos

Cuadros, grabados, fotos, espejos, telas, incluso radiadores y, sobre todo, la elección del mobiliario, tipo de mesas, de sillas, la forma de vestir las mesas, con manteles grandes, mesas vistas, mantelitos individuales, el tipo de platos, cubiertos, cristalería, servilletas… Estos detalles serán los que definitivamente conviertan nuestro local en un sitio moderno o clásico, de inspiración oriental, italiano, mediterráneo o árabe que el cliente pueda identificar y elegir.

Deja un comentario