En el año 2012 retiran definitivamente del mercado las lámparas incandescentes de toda la vida, que serán sustituidas por leds y por lámparas de bajo consumo, las llamadas fluorescentes compactas. 

Aunque entiendo y me alegro de que cada vez estemos más encaminados a una mayor sostenibilidad y ahorro energético, de la energía que generan las lámparas incandescentes (sólo el 15% se aprovecha como energía lumínica), no puedo dejar de sentir cierta pena por el fin de este tipo de iluminación. Supongo que en esto consiste el progreso, en decir adiós a lo que se queda obsoleto y abrirnos a las posibilidades infinitas de las nuevas tecnologías.

Alicia Mesa

Author Alicia Mesa

More posts by Alicia Mesa

Leave a Reply