Skip to main content

Vanguardismo significa romper con las normas, innovar, crear algo nuevo, experimentar. La decoración vanguardista es un tipo de diseño que se basa en las figuras geométricas, por una parte se mezcla la sencillez, y por otra, la modernidad.

Este estilo tiene como características las líneas rectas y la gama cromática del blanco, marrón y gris en toda su tonalidad. Además, apuesta por el aluminio, PVC o la madera, siempre que se adapten a las líneas sencillas que caracterizan el ambiente vanguardista.

¿Quieres conocer las características que hacen este estilo vanguardista único? Te las presentamos a continuación.

Características de la decoración de vanguardia

Los siguientes conceptos definen muy bien el estilo vanguardista en la decoración de interiores.

Espacio e iluminación

Los muebles que se usan en este estilo de decoración, están fabricados en materiales como el acero y el aluminio, que proporcionan una sensación de espacio y amplitud.

Junto a los muebles, encontramos una buena iluminación que hace destacar el estilo vanguardista. Es un elemento crucial, ya que es la clave para fomentar el paso y reflejo de la luz. Por eso, encontramos lámparas y luminarias de diseño, que se convierten en el complemento perfecto junto con grandes ventanales, que dejan pasar la luz solar en toda la estancia del hogar.

Las paredes, preferiblemente, deben de ser blancas. Este es uno de los colores por excelencia del diseño de interiores vanguardista, para así destacar los elementos decorativos y crear con la iluminación una impresión de amplitud.

Dejar los muros vistos es importante para que el color de las paredes contribuyan con todo el entorno y cree fluidez visual.

Menos es más

Es importante tener en mente el concepto de que menos es más, pues otra de las características de la decoración de vanguardia es la de contar con pocos elementos que consigan crear un espacio cómodo, pero sin sobrecargar la estancia. Esta es una de las principales características de la decoración de vanguardia, la sencillez predomina en este estilo de decoración.

La distribución de los muebles es fundamental, así haremos que sea espaciosa la sala, facilitando el tránsito entre ellos y reduciendo la decoración en exceso y haciéndola más simple. Tanto las sillas, los sofás y mesas guardan líneas básicas y esquemáticas.

El vanguardismo no busca complejidad, sino facilitar la visualización de la decoración.

Tonos neutros y líneas rectas

Los textiles no se quedan atrás. En la decoración de vanguardia son una parte muy importante. Una buena manera de incorporar esta característica vanguardista es jugar con las formas, butacas, sillones y chaise longues de superficies lisas que parten su propia armonía mediante el empleo de cojines o telas estampadas. Los tonos neutros para que combinen a la perfección con los elementos decorativos.

Abusa de las líneas rectas para que el espacio sea lo más limpio posible. Otorga a esculturas, jarrones y centros de mesa un protagonismo extra con tonalidades poco comunes que destaquen sobre el ambiente dominado por la gama cromática del marrón, gris y blanco.

Personalidad

Se puede afirmar que el diseño de interiores vanguardistas está de moda y que aporta al hogar mucha personalidad. Este estilo rompe los moldes de la decoración, huye de lo recargado acercándote más a las estructuras y elementos asimétricos con la idea de crear un impacto visual.

El estilo vanguardista apuesta por la modernidad, tecnología y comodidad en el hogar, con espacios amplios, luminosos, con líneas sencillas y formas simples.

comedor de estilo vanguardista
Comedor decorado al estilo vanguardista

Decoración vanguardista para una casa rural

Como hemos comentado anteriormente, la decoración vanguardista es la modernidad en los hogares, que se crea a partir del atrevimiento de utilizar un estilo nuevo. Ese estilo puede llegar a todos los lugares y también, cómo no, a los entornos rurales, donde se suele utilizar un estilo más rústico en el que predomina la madera y las paredes de piedra.

Esa condición no obliga a que el resto de la casa también tenga que seguir esa línea; si el vanguardismo es precisamente innovar, innovación es lo que se puede hacer en una casa de estilo rústico reformando su interior.

Elementos clave

En primer lugar, se debe decidir qué se va a conservar de la casa, pues hay elementos (como salientes de piedra) que se pueden aprovechar perfectamente para convertirlos en sofás o en sillones individuales. Las paredes de piedra se pueden tapar con revestimientos, aunque dejar alguna pared de piedra a la vista también queda muy bien con el estilo vanguardista y nos permite dar un toque diferente.

Las vigas se pueden tapar para que el techo quede liso y blanco, aunque una buena idea es pintarlas de blanco para aportar a las estancias más luminosidad. El suelo puede reformarse con azulejos de un color claro o con parquet.

Iluminación

La iluminación, ya sea natural o artificial, es un tema muy importante. Los colores claros dan sensación de mayor amplitud, es una de las máximas de la decoración vanguardista. Una manera de iluminar la casa puede ser haciendo más grandes las ventanas, aprovechando así la luz natural.

También, se pueden instalar espejos grandes que cubran una parte o la totalidad de una pared, ya que reflejarán la luz y la estancia quedará más iluminada. Si queda alguna zona más oscura, puedes colocar alguna lámpara de un estilo acorde al resto de elementos de la decoración.

Mobiliario

La elección del mobiliario será fundamental para lograr un estilo moderno en un entorno rústico y unir los dos conceptos para disfrutar plenamente del hogar. Evita recargar las habitaciones con muebles y otros elementos decorativos, ya que hacen que una estancia se vea más pequeña y desordenada de lo que es en realidad.

Unirse al comentario 1 Comentario

  • inmobiliaria en mostoles dice:

    Muchas gracias por compartir estas características del estilo vanguardista. Excelente artículo y muy buena la información

Deja un comentario