Reforma e interiorismo de un duplex en el corazón de Madrid

reformas e interiorismo

Este proyecto consistió en reconvertir una vivienda familiar en un duplex para un hombre soltero. En la planta de abajo se mantuvo el gran salón de 70 m2, cerrando el paso hacia las antiguas habitaciones de los niños, a las que también se accedía por el hall de entrada, y en las que se ubicó la nueva cocina, con un office y una pequeña habitación de servicio, al que se dotó de un cuarto de baño, dividiendo en dos el gran cuarto de baño original y sacando también un aseo de invitados.

Se demolió el cuartito en el que estaba  la escalera de caracol a través de la que se accedía a la segunda planta, se amplió el hueco de forjado de la escalera original y se construyó una escalera mucho más amplia y cómoda, a la que se accede desde el salón y en la que se integró la chimenea, elemento decorativo predominante del salón-comedor.

reformas integrales madrid

En la segunda planta, se eliminaron dos de las cuatro habitaciones originales, dejando una zona abierta alrededor del desembarco de la escalera, donde está la salita de diario y una pequeña zona de despacho. Y  se aprovechó el perímetro del hueco del forjado para hacer una barandilla-mueble de pladur.

interiorismo madrid

Se mantuvo la estructura original del dormitorio principal y del dormitorio del fondo (convertido en dormitorio de invitados) y se reformaron sus respectivos cuartos de baño, abriendo un hueco en la cubierta para colocar un vélux y dotar así de iluminación natural y ventilación al baño principal.

Del dormitorio que estaba en la parte central del pasillo, se sacaron un pequeño gimnasio y una cocinita de apoyo, y se aprovecho la gran longitud y anchura del pasillo, para construir una estantería de obra que alojara la enorme cantidad de libros que posee el propietario.

En la gran terraza de 150m2 y a la que se abren todos los espacios de la segunda planta, se construyó una pérgola en hierro con unas lonas fijas, enmarcadas por dos jardineras de ladrillo enfoscado y pintado, en las que se plantaron adelfas y limoneros. Se construyó una estructura para un sofá en uno de los extremos creando una zona chill-out, dejando la zona de comedor, con una mesa y sillas de Ikea en el otro extremo. En el resto de la terraza se impermeabilizó sobre la baldosa de catalán original y se creó un jardín de césped natural.

reformas y decoracion madrid

En cuanto a los acabados y el mobiliario, tanto en la primera como en la segunda planta se mantuvieron los suelos originales, reponiendo las zonas demolidas, de jatoba maciza en la primera planta y de barro decorado en la segunda. Las paredes se pintaron en pintura plástica lisa en tonos claros en zona de salones y en granate los dormitorios. Se respetaron las puertas lacadas en blanco ya existentes en la casa. La escalera está revestida en mármol crema marfil, igual que el aseo de invitados, y el baño principal se hizo en travertino romano, contrastando con los sanitarios en color gris grafito.

Del mobiliario destacar el conjunto de los dos grandes sofás y la pareja de pufs del salón, en cuero color chocolate, de Roche-Bobois. Las maravillosas alfombras traídas por el dueño en un viaje a Turquía, las dos mesitas auxiliares, antigüedades originales de China, enmarcadas por dos láminas que presiden el comedor, y la mesa de centro y las dos mesitas auxiliares de la zona de salón, realizadas en hierro y cristal, diseño mío.